Ubicado en la icónica parada 25 de la playa mansa, que marca la llegada al balneario y el comienzo del disfrute, el hotel se emplaza en un edificio construido a fines del S. XIX para funcionar como un molino de harina, luego transformado en el primer puerto mercante de Maldonado, y posteriormente en escuela de hotelería y gastronomía.

Serena Hotel reabre sus puertas con un estilo renovado que incluye materiales autóctonos de Uruguay, piezas únicas de diseño y fibras naturales que aportan originalidad y carácter.
Los ambientes incluyen una colección de fotografías de autor que reflejan los alrededores del hotel, y generan espacios que promueven el descanso y la conexión con la naturaleza circundante.